Chocolate: Una herencia gastronómica de los pueblos de Oaxaca 🤤

Desde tiempos prehispánicos, el cacao ha sido una semilla de mucho valor entre los pueblos mesoamericanos, no sólo por su uso como moneda en los mercados o en contextos rituales, sino también como principal ingrediente en la preparación de diversas bebidas.

Una de estas bebidas, es el chocolate, muy popular en el estado de Oaxaca, que se logra mezclando y moliendo cacao tostado, canela y azúcar,. El chocolate se sirve como desayuno acompañado de un pan de yema, pan amarillo, pan moyete o pan de cazuela, ya sea en un día común o en contextos festivos como en pedidas de mano, bodas, mayordomías o en la ofrenda para el altar de Día de Muertos; o en actividades funebres.

EL CHOCOLATE Y TEOTITLÁN DEL VALLE

En Teotitlán del Valle, comunidad zapoteca reconocida por los tapetes de lana y velas de concha, las cocineras conservan el proceso artesanal de elaboración del chocolate, lo que le da un sabor único y original, proceso que se ha heredado de generación.

Desde las primeras horas del día, Aurora Chávez Montaño, habitante de esta comunidad, comienza a preparar los ingredientes para elaborar el chocolate. Sobre un comal de barro y a fuego lento, comienza con el tostado del cacao, el cual ya ha sido lavado y secado. Mientras mueve delicadamente los granos con una pala de madera, cuenta que comenzó a involucrarse en la elaboración del chocolate desde niña, ayudando a su mamá en algunas actividades que le encargaba y fue aprendiendo a través de la observación y experiencia.

Su mamá por su parte, la Sra Gregoria Montaño Sosa, aprendió el proceso desde los 6 años gracias a su tía, la Sra. Elena Montaño Martínez (Q. E. P. D). Ella es quien desde entonces se ha dedicado por completo a la elaboración del chocolate y el mole y le ha transmitido sus conocimientos a su hija.

El calor poco a poco libera el aroma del cacao, olor que indica que en poco tiempo dejará de tostarse. Terminado el tostado, Aurora coloca el cacao en una jícara, lo deja enfriar y después le quita la cáscara.

Posteriormente, el cacao ya pelado, lo coloca en un metate exclusivo para elaborar el chocolate, le añade la canela y comienza a molerlo con el metlapile. Durante esta parte del proceso, el metate deberá estar caliente para que el chocolate adquiera la consistencia deseada, para ello, previamente se han colocado brasas debajo del metate. Mientras Aurora realiza la molienda, nos narra parte de las tradiciones de su comunidad, a la vez que su hermano, Luis, la auxilia durante el proceso.

Después de moler el cacao unas 8 veces, se le añade el azúcar y nuevamente se muele con el metlapile. Unas 8 moliendas más y está listo el chocolate. Finalmente, se le da forma de tabla, de disco o de bolitas.

En suficiente agua caliente, se disuelve el chocolate y se bate para formar la espuma. Se sirve en una taza y se acompaña de una pieza de pan de yema o de cazuela, panes tradicionales del valle de Tlacolula.

DONDE VER ESTE PROCESO

Aurora invita a todo aquel que quiera conocer el proceso de elaboración artesanal del chocolate a su domicilio, ubicado en la Calle Francisco I. Madero #59, 3ª Sección, en Teotitlán del Valle, donde serán recibidos con los brazos abiertos y además podrán adquirir y degustar del mezcal de frutas de diferentes sabores.

Agradecimientos por las facilidades otorgadas:
Familia Chávez Montaño
9511850917
9512753352



































 - www.ViveOaxaca.org -
"Tierra de dioses que nunca mueren"

Te podría interesar: