Declaran el Mezcal Patrimonio del Estado de Oaxaca

La 64 legislatura declaró al mezcal elaborado en el estado, sus agaves, componentes, procesos de elaboración, elementos culturales, materiales, de conocimiento y organización, emotivos y simbólicos y su red de valor, como patrimonio histórico, natural y cultural, material e inmaterial del estado libre y soberano de Oaxaca.

De acuerdo al dictamen de la Comisión Permanente de Cultura, para el estado de Oaxaca en general, para la población y para su productores en particular, el uso del maguey y la producción de mezcal contienen una poderosa carga de historia, cultura, simbolismo, tradiciones y utilidad para las comunidades; infalible en las fiestas, el duelo, el tequio, en las actividades colectivas, en las necesidades materiales, como instrumento y parte de la vida diaria, sosteniendo por entero la agrolimentación y microeconomía rural de poblaciones enteras.

Define al mezcal como una bebida espirituosa, ancestral, de tradición vernácula, caracterizada y obtenida a partir de procesos nativos, mestizos y artesanales de destilación ciento por ciento de agave, con características particulares originales y casuísticamente peculiares que le dan las propiedades y el derecho de poseer legítimamente la denominación de origen del mezcal y ser reconocida mundialmente como tal desde el 9 de marzo de 1995, cuando fue registrada por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual con sede en Ginebra, Suiza, otorgándosele únicamente a los estados de Oaxaca, Guerrero, San Luis Potosí y Zacatecas.

Manifiesta que el mezcal es una bebida de origen nativa, no oriunda, que legitima el simbolismo de lo silvestre y natural de su carácter, así como la identidad, ancestralidad, endemismo, etnicidad, orgullo, historia, multiculturalidad, esencia de la evolución integral mitológica, cosmogónica y de una identidad particular de su cosmovisión que trasciende; al igual que la biodiversidad de los agaves de donde se obtiene esa bebida sagrada, es medicina tradicional, es medio para la convivencia y la conversación, es linimento que calienta el cuerpo y alivia los dolores, es remedio para el alma, es ánimo para el desconsuelo, es conciliador del sueño reparador, es aperitivo y digestivo gastronómico, es símbolo de la guelaguetza, es ícono y emblema del estado de Oaxaca.

Comenta que el mezcal como bebida espirituosa ancestral, vernácula, tradicional, nativa y de origen es identidad, dignidad, orgullo cultural para las etnias y población de las regiones, municipios, rutas y comarcas dentro del estado de Oaxaca, en las tradicionalmente denominadas regiones del mezcal.

Añade que por ser un producto emanado de las actividades del campo, agrícolas, culturales, comunales, suburbanas y aun urbanas de las etnias, los núcleos agrarios y centros urbanos, propias de un proceso de comunidalidad, identidad cultural, artesanal, social, cultural étnico, gastronómico, turístico y económico evolutivo e histórico desde siempre a lo largo de miles de años, lo cual le da valor patrimonial y legitimación de su milenaria ancestralidad, por ser producto de un proceso evolutivo histórico de identidad cultural desde las antiguas civilizaciones y culturas étnicas asentadas en los Valles Centrales de Oaxaca, pasando por el mestizaje hasta nuestros días con los campesinos o agricultores que siembran o colectan los agaves o magueyes, artesanos mezcaleros dedicados a la actividad de producirlo, por lo que ahora ya se reconocen como maestros artesanos del mezcal.

Contenido por:



©/℗ www.ViveOaxaca.org
"Tierra de dioses que nunca muere"
2019

Más de Oaxaca: