Historia de la Noche de Rábanos en Oaxaca

Hace muchos años, en la ciudad de Oaxaca se instalaba un mercado la víspera de la Navidad, en el cual se vendían hortalizas, hierbas de olor, flores, frutas y pescado salado, ingredientes con los que se preparaba la comida y la cena de tan especial celebración, en esos años los romeritos formaban el centro de la gastronomía navideña.
 
En estos años (1800-1900), la cosecha de rábanos era tan abundante que muchos terrenos del Barrio de la Trinidad de las Huertas se quedaban sin cosechar. 

Una de esas noches los productores notaron que las formas irregulares de los rábanos permitan venderlas de una forma diferente, como curiosidades que creaban figuras, con ello las ventas de rábanos aumentaron y muchos expendedores optaron por crear sus figuras y terminar más rápido sus cosechas.

Las figuras talladas en rábano fueron consideradas como meras atracciones de venta por varios años, fue hasta 1897 cuando Francisco Vasconcelos, gobernador de Oaxaca, decidió crear formalmente un concurso de figuras talladas, de esta forma la venta decembrina se convirtió en la única y siempre sorprendente Noche de Rábanos del 23 de diciembre.

Hoy, más de ciento veinte años después, no sólo se cultivan diversas clases de rábanos y otros tubérculos, sino que se mantiene con gran fuerza una bella tradición que logra reunir, al menos por una tarde-noche a todos los habitantes de Oaxaca y visitantes en el centro de la ciudad.


"10mo Aniversario" - www.ViveOaxaca.org -
2020

Te podría interesar: