Pan de Muerto de Oaxaca: Pan de la Villa de Zaachila

Sin lugar a dudas, una de las fechas más esperadas por los oaxaqueños es el Día de Muertos, festividad que reúne a las familias en torno al altar, los fieles difuntos, los tamales, el chocolate y por supuesto, el pan de muerto.

A continuación, presentamos una pequeña muestra de la variedad de pan de muerto que se pueden en los Valles Centrales de Oaxaca, toque y creatividad de los maestros panaderos, quienes plasman parte de la cosmovisión que les han heredado sus antepasados, un oficio donde toda la familia es partícipe en cada uno de los procesos que conlleva.

PAN BORDADO DE LA VILLA DE ZAACHILA

Desde días antes a la festividad del día de muertos, en el mercado Alarii de la Villa de Zaachila, los panaderos comienzan a ofrecer el tradicional pan de yema y el pan bordado o decorado. Este último, es un pan resobado elaborado con harina de trigo, anís, canela, huevo y manteca.

Desde tamaños pequeños para los “angelitos”, hasta grandes para los difuntos, estos panes destacan por su colorido: adornos de flores en colores rojo, amarillo y rosa mexicano, hojas y tallos o enredaderas que asemejan un textil, panes que son únicos en la región.

La elaboración de este pan comienza una vez se han transformado los ingredientes en pesadas las porciones de masa, éstas se aplanan hasta conseguir su forma característica, se le añaden semillas de ajonjolí, un corte en el centro de la masa hará su textura al cocerse y se le incrusta la carita de masa pintada con detalles de rostro o cráneo. 

Para el adorno, se prepara una masa con harina, almidón y colorantes vegetales, posteriormente se elaboran las figuras: pétalos, hojas y tallos, estos se van colocando y entrelazando encima del pan. 

Los adornos son realizados por varias personas, de ahí que todos los diseños sean únicos.
Contenido: Helí Morales






"10mo Aniversario" - www.ViveOaxaca.org -
2020

Más de Oaxaca: