El 24 de agosto el diablo anda suelto (San Bartolomé Apóstol)

Mi madre recomendaba que el 24 de agosto no se debe jugar con cerillos porque se puede quemar la casa y la de los vecinos, que eso era cosa tan sencilla como que el Diablo soplara. Nada de jugar con cuchillos porque se pude ocasionar una desgracia, no se debe acercar a rifles, pistolas, machetes, ni subirse a ningún árbol, mucho menos meterse al agua porque el Diablo lo ahogaría. 

Ya que el 24 de agosto que es el Día de San Bartolo y el Diablo anda suelto. Antes era de toda persona sensata extremar precauciones éste día, y transmitir de generación en generación la leyenda. 

Cuentan que a partir de las 11:00 de noche del 23 de agosto el Diablo se suelta y la seña es que se viene una fuerte lluvia con rayos y aire. Ninguna persona debe ir al campo porque las víboras caminan paradas y suceden cosas inexplicables. 

Se cuenta que si entras a una cueva quedas atrapado en el tiempo muchos años y al salir sales de la misma edad pero tu generación ya envejeció, o bien sales envejecido el mismo día que entraste. También ese día que el Diablo anda en la calle y es representado por un hombre amable quien se pone a conquistar mujeres. También comentan que el día 24 de agosto las moscas ya empiezan a irse. 

Los abuelos decían que la flor llamada pericón que hoy se utiliza para darle un sabor especial a los elotes hervidos, perdía literalmente el aroma, por eso se debía recolectar antes de este día si se quería usar para otra ocasión. 

Hoy se dice que el Diablo anda suelto y orina sobre las plantas llamadas Santa María, Secándolas por completo. 

La leyenda se debe a que San Bartolomé fue dueño del valle de Chicama el cual lo tenía aunado con mucha riqueza. El demonio, envidioso de tan santo varón, lo tentó a participar en una carrera por lo cual el ganador se quedaba con todo. Comenzó la carrera pero a la altura del monte Gasñape, el Diablo tuvo una clara ventaja, por lo que el San Bartolo desesperado pidió ayuda a Dios, y entonces de un gran Salto de orilla a orilla del río Chicama, cayó sobre una piedra y obtuvo gran ventaja sobre su demoníaco rival. 

El demonio quiso hacer lo mismo, pero no obtuvo los mismos resultados y cayó ahogándose en el río, por eso se dice que se puede ver su cola cuando el río va crecido. San Bartolomé fue uno de los 12 apóstoles de Jesús y cuenta la tradición que su martirio consistió en que le arrancaron la piel de su cuerpo, cuándo él aún se encontraba vivo.
Leyenda tomada de:  Oaxaca Paranormal





"10mo Aniversario" - www.ViveOaxaca.org -
2020

Más de Oaxaca: