Historia de Oaxaca: El Acueducto de San Felipe del Agua

El Acueducto de San Felipe del Agua
Por Guillermo Rangel Rojas

Después de haberse realizado la traza de la Villa de Antequera, se construyó un caño de tierra que conducía agua desde San Felipe a la Plaza Principal donde se levantó una gran fuente para la colección del agua, y se erigieron cajas de distribución con “tomas” para abastecer de agua a las nacientes Construcciones de la villa.

Se decidió que el caño se enlosara y cubriera, uno de los primeros en empezar a construirlo, fue Diego de Montero, fundador de Antequera, quien, entre 1548 y 1550, construyó una “toma” de agua localizada en las afueras del poblado de San Felipe, al pie del cerro del mismo nombre. En 1558 fray Pedro de la Peña, prior del convento de San Pablo, se dirigió al Cabildo para comprometerse a traer el agua desde la “toma” que había hecho Montero, hasta la huerta de Diego de Leyva (Ex hacienda de Aguilera) a cambio de que se le proporcionara dos “tomas” del propio conducto para el uso de los molinos que pretendía construir. En 1558 fue concedida.

Pero en el año siguiente, el Cabildo se quejó ante el virrey de que los dominicos, no habían cumplido y le solicitaban la suspensión de la donación de agua y de la construcción de los molinos que se estaban levantando.

Más tarde, al no haberse realizado el acueducto ni por Montero ni por los Dominicos, el entonces alcalde mayor, Juan Gallegos, decidió construir una “toma” en el poblado de San Felipe, pero más debajo de la de Montero. Esta “toma” fue llevada a cabo alrededor del año 1570.

A fines de ese año, el Cabildo, ante la carencia de agua en la ciudad, decidió hacerse cargo de la construcción; para sufragar los gastos, el procurador mayor de la villa pidió a la Real Audiencia que se le proporcionara al Cabildo el dinero por impuestos en el consumo de carne y vino que eran vendidos por la Corona. La petición fue concedida en 1572, el Ayuntamiento celebró contrato con los canteros Juan de Alcántara y Juan de la Vega para construir el acueducto, desde la “toma” de Gallegos hasta la ciudad, mediante el pago de 1850 pesos oro. El ayuntamiento redujo a los dominicos el agua a “tres cuartillos”, aceptando proporcionárselos en forma perpetua a condición de que los religiosos se comprometieran a pagar 300 “duros a partir de esta fecha y con duración de aproximadamente cien años”; al no cumplirlo siguió la disputa entre los dominicos y el Cabildo.

En 1722 ciudadanos se acercaron al entonces regidor de la ciudad, para llevar a cabo una obra que sirviera para abastecer de agua a la ciudad, pero es el Cabildo quien lleva a cabo, por su cuenta, la construcción del acueducto. Este se inició a partir de la plazuela situada en frente de la iglesia del pueblo de San Felipe, siguió a lo largo del trayecto del camino real que comunicaba a este poblado con la ciudad, pasó a un lado de la hacienda de Aguilera, cruzó el río Jalatlaco y atravesó el pueblo de Xochimilco hasta terminar en la caja de distribución colocada en la esquina suroeste de la Iglesia de la Santa Veracruz, actualmente templo del Carmen Alto. De esta obra dio cuenta, en su informe del 11 de septiembre de 1728, el alarife Nicolás Muñoz, dando a conocer que para entonces se tenían aproximadamente “900” varas construidas y se contaba con material para otro tramo igual. El administrador de la construcción fue Manuel de Landeta.

Fuentes:
- Dr. Juan I. Bustamante. Temas del pasado oaxaqueño.
- Oaxaca. Nuestra ciudad. Aspectos de su Historia. Honorable Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez.
- Raúl Bolaños Cacho Güendulain. La fundación de Huaxyácac, después de Antequera, hoy Ciudad de Oaxaca.
- Fototeca de la Fundación Bustamante Vasconcelos A. C.





GALERÍA






©/℗ www.ViveOaxaca.org
"Tierra de dioses que nunca muere"
2018

Te puede interesar: