Así se vivió la Fiesta en el Corazón del Valle 2018 en Zaachila - Galería

Festejando la cultura y en homnenaje al músico Eleazar Luis Merlín se realizó la tercera edición de la Fiesta en el Corazón del Valle en la Villa de Zaachila, todo enmarcado en la fiesta patronal 2018 en honor a la Natividad de María.

Villa de Zaachila, Oax. El domingo 02 de septiembre se realizó una edición más del Laanii Lall Xte Lachilall (Fiesta en el Corazón del Valle) que organizó el Jarabe Zaachileño Grupo Natividad en coordinación con el taller de danza Cosijopii “Rayo de Aire”, el Colectivo Buin Dizaa “Gente Zapoteca” con la ayuda la coordinación general de las fiestas patronales 2018.

La gran fiesta que hermanó a Zaachila con las comunidades del valle dio inicio a las 18 horas con la presentación de los familiares del músico Eleazar Luis Merlín, autor de las bodas de Cosijoeza y el Jarabe Zaachileño, por mencionar sus obras más importantes, que acudieron como muestra de agradecimiento por el homenaje que se le realizó al músico fallecido en 1997. Posteriormente se entregaron reconocimientos a las personas que se han encargado de rescatar la música y el traje típico de la Villa de Zaachila.

Tras la presentación de los diferentes trajes originarios de la comunidad se dio comienzo con la gran fiesta del folklor abriendo el escenario la Azucena de la Natividad 2018, señorita Roció Manuel Sebastián que representa las fiestas patronales de este año oriunda del barrio de San José. Sonó así la banda de música y se presentó el Grupo Natividad con el Jarabe las bodas de Cosijoeza.

La primera delegación visitante que hizo presencia fue la agencia de San Pedro la Reforma, que se considera un barrio de Zaachila, ellos presentaron la danza de los zancudos al ritmo de la víbora del amar y el danzón Nereidad de Amador Pérez. Las fiestas de las bodas del valle se presentaron con Ocotlán de Morelos y su llevada del guajolote al ritmo del Jarabe de Ocotlán.

La máxima expresión de la cultura zaachileña se vio en el escenario del teatro Zaachila 600 años con la danza de la pluma, ejecución simultanea del grupo Teotzapotlán y Cosijoeza. El jarabe del valle fue ofrecido por San Antonino Castillo Velasco y en este se invitó a las delegaciones y el público a bailar con los tonineros. Para cerrar con broche de oro se presentó la delegación de Santa Cruz Xoxocotlán que mostraron el día del convite de la fiesta a Santa Elena de la Cruz concluyendo la noche con la quema de pirotecnia.

Fue así que el Grupo Natividad se suma un año más a la preservación de la cultura del último imperio zapoteca y abre los brazos para hermanarse con los Valles Centrales de Oaxaca.
Contenido por: Antonio Aquino




DISFRUTA ESTA FIESTA AQUÍ



GALERÍA





















































©/℗ www.ViveOaxaca.org
"Tierra de dioses que nunca muere"
2018