Concierto de Celso Piña en el Auditorio Guelaguetza, Oaxaca (06 de noviembre de 2011)

Celso Piña en el Auditorio Guelaguetza
La cita era a las nueve con treinta de la noche, pero desde una hora antes aproximadamente comenzó a sonar la música sobre la rotonda de las azucenas.

Era “La China Sonidera”, agrupación de Oaxaca que arrancaba al ritmo de la cumbia el gran concierto de Celso Piña, pasaron las canciones y el público continuaba ingresando al recinto, los que ya estaban dentro comenzaban a bailar y a poner la emoción al límite.

Terminaron los de la china y dieron paso a un colectivo que también es de Oaxaca, era “La Furia con Lujuria Sonidera”, quien continuo con la fiesta que ya estaba comenzando en el Guelaguetza, se acercó la hora estipulada, la furia descendió del escenario.

Pasaron algunos pocos minutos hasta que algunos músicos aparecieran en el escenario, eran “La Ronda Bogotá” y Celso Piña se hizo presente ante público de Oaxaca, mismo que se puso de pie y comenzó a aplaudir al rebelde del acordeón.

Aproximadamente dos horas de cumbia colombiana creada en México ofreció Celso a su público oaxaqueño que en ningún momento dejo de corear sus canciones y por supuesto de cantarlas.

Sonó “La cumbia sobre el rio” y el Guelaguetza comenzó a bailar, el concierto ya era una fiesta completa en donde todos los asistentes convivían de una forma maravillosa al ritmo de la cumbia colombiana, pero de pronto el baile se suspendió un momento y la nostalgia llego a más de uno, Celso y sus Bogotá comenzaron a interpretar “Aunque no sea conmigo” y las cámaras salieron a capturar  la mejor toma, mientras demás personas derramaban lágrimas.

Así paso el tiempo y tema a tema el baile continuaba, “¿Están cansados?, porque aquí hay para darle hasta las cinco de la mañana, dijo Piña, y el auditorio en un grito ensordecedor respondió: ¡NO!

Llegaron las once de la noche con veinte minutos aproximadamente y Celso Piña anuncio que estaban llegando a su fin el concierto, así las luces se apagaron y el escenario quedo vacío.

Otra, otra, otra, era lo que el público gritaba y Celso regreso para preguntar si querían  escuchar Cumbia sobre el rio, Aunque no sea conmigo o cumbia poder, el público se enloqueció y Celso interpreto las tres canciones una vez más.

Así aproximadamente a las once cuarenta y cinco de la noche el concierto termino y los espectadores comenzaron a salir del Auditorio Guelaguetza.

FOTOGRAFÍAS
(Clic para Aumentar, Doble Clic para Reducir)










VÍDEO





ViveOaxaca.org
"Tierra de dioses que Nunca Mueren"
2011