Guelaguetza 2019: Primer Convite de Guelaguetza / Galería

Ha dado comienzo la fiesta étnica más grande de América, fueron los Valles Centrales quienes dieron la bienvenida a fiesta de algarabía que recibe a turistas nacionales y extranjeros que se dan cita en la ciudad patrimonio cultural, Oaxaca de Juárez.

Oaxaca de Juárez, Oax 05 de julio del 2019. Las chirimías de los Valles Centrales abrían el paso a las enormes marmotas de Tlacolula de Matamoros, así entre mezcales y el grito de los hombres del valle se abría el paso a la gran celebración que durante los fines de semana, principalmente, alegra los corazones y los llena de Guelaguetza.

El sonido del son del torito mixteco y demás sones y jarabes propios de los valles y convites, acompañaba a la Diosa Centéotl 2019 Lilíia López Hernández, originaria de Loma Bonita, que con la Secretaria de las Culturas y Artes de Oaxaca, Adriana Aguilar Escobar, lanzaba regalías gastronómicas a los presentes que se abarrotaban en miles por la calle de García Vígil, Morelos finalizando en la mítica plaza de la danza; se acompañaban de la delegación representativa de la comunidad del pan de cazuela, Tlacolula de Matamoros, con sus canastas enfloradas.

Los faroles y faldas multicolores marcaban el ritmo de las Chinas Oaxaqueñas de Casilda, que a un día de su gran festejo del XX aniversario, lucían el orgullo del Barrio de China en la máxima fiesta de los oaxaqueños. La Sierra Norte se hizo presente por primera vez en los convites con San Melchor Betaza mostrando sus sones y jarabes. De la Mixteca se presentó el Jarabe Mixteco de la H. Ciudad de Huajuapan de León con un baile simultáneo por todo el recorrido realizado; también sonó Flor de Piña con la representación de las bellas mujeres de Tuxtepec. Detrás la delegación de Chinas Oaxaqueñas de Genoveva Medina de la Ciudad de Oaxaca que con la belleza de sus monos de calenda se daban paso entre canastas enfloradas y carrizos verdes adornados con flores de papel, propio de los convites del centro capitalino.

De la Villa de Zaachila la danza de los zancudos impresionó a quienes entre gritos y aplausos los veían bailar y avanzar sobre zancos de varios metros de altura; la Danza de la Pluma de San Bartolo Coyotepec al ritmo de sus sonajas mostró la impresionante historia de la conquista a través de saltos, así se expresó la máxima danza de Oaxaca. De la Sierra Norte la delegación de Villa Hidalgo Yalalag bailó al ritmo de sus sones zapotecas; de los Valles Centrales los muchachos alegres de San Sebastián Tutla lucieron el baile de sus marmotas y entre sones y jarabes alegres las canasteras mostraron la gallardía de la mujer tianera.

Los sones y chilenas de Pinotepa Nacional también dieron la bienvenida a las grandes fiestas de julio; los saltos multicolores de los tiliches de Putla de Guerrero continuaron con la gran fiesta; el pueblo vecino de la capital, Santa Cruz Xoxocotlán también llegó a ofrecer su alegría por el mes de julio. Cerrando el convite se vieron por primera vez el grupo de oaxaqueños representando a los y las nitas, propios de la capital del estado "ma nito, ma nita".

Este convite fue organizado por la Secretaria de las Culturas y Artes de Oaxaca, siendo este el primer año que dicha dependencia participa en la organización de los convites.





ASÍ CONCLUYÓ ESTE CONVITE



GALERÍA









































































©/℗ www.ViveOaxaca.org
"Tierra de dioses que nunca muere"
2019

Más de Oaxaca: