Actividades 2017 del Viernes de Dolores en Xoxocotlán, Oaxaca

Santa Cruz Xoxocotlán vivirá en Cuaresma y Semana Santa las celebraciones en honor a la Virgen de los Dolores. Las fiestas a la imagen se realizan entre tradición y respeto y una de sus principales festejos es el Viernes de Dolores en donde la población instala un altar dedicado a la advocación de la Virgen María para conmemorar sus 7 dolores.

1er. Dolor: La Profecía de Simeón, en la presentación del Niño Jesús en el templo.
2º. Dolor: La huida a Egipto de María y José con el niño Jesús.
3er. Dolor: La pérdida de Jesús en el templo.
4º. Dolor: El encuentro de Jesús con la cruz a cuestas camino al Calvario.
5º. Dolor: La crucifixión y la agonía de Jesús.
6º. Dolor: La lanzada en el costado y el recibir en brazos a Jesús ya muerto.
7º. Dolor: El entierro de Jesús y la Soledad de María.


Visita a los altares

Es costumbre y tradición que se visiten 7 altares por la noche del sexto viernes de Cuaresma, siendo el primer altar el que se instala en el templo de Santa Cruz Xoxocotlán. Y de ahí, los demás altares que se instalan en los sectores y en las casas particulares de los Xoxeños. Cabe hacer mención que en Xoxocotlán, los jóvenes se preparan para representar a los apóstoles y soldados romanos en la Semana Mayor, estos jóvenes visitan también los altares en esta noche.

Al entrar a la visita, es costumbre rezar un padre nuestro, siete Aves María y una jaculatoria (breve oración o invocación fervorosa) ofreciendo estas oraciones a cada altar visitado.
Y con fe y devoción se recuerdan estos 7 dolores, pero que además es digno de admirar el esplendor la majestuosidad, la belleza y la creatividad de cada uno de estos altares, que son construidos no olvidando que en algunas de estas casas las imágenes son pinturas de los siglos entre el XVI Y XVII.


Al término de las visitas se ofrece vasos con agua de frutas de la temporada a quienes visitan el altar como son: agua de chilacayota, agua de horchata, agua de Jamaica, etc.
Todo este ritual se lleva a cabo después de haber terminado, la procesión con la imagen del templo, que es ahí donde todos los pobladores inician su recorrido y en donde se puede apreciar el sentimiento de cada uno de los pobladores a través de la oración, de la entonación del canto de los rezadores y las bellas piezas de la música de viento el Stábat Mater.







©/℗ www.ViveOaxaca.org
"Tierra de dioses que nunca muere"
2017

Te puede interesar: