Vela en los panteones de Santa Cruz Xoxocotlán, Oaxaca

La vela de día de muertos en los panteones de Santa Cruz Xoxocotlán en Oaxaca, es una tradición entrañable, son horas en donde se conjuga lo ceremonial con la música de banda y se matiza con el mágico olor del cempasuchitl y los panes de yema, nuestros panes de muerto.

Acompañar la tumba de algún familiar, es un momento en el que fieles difuntos y familiares vuelven a estar juntos. 

La vela comienza la noche del 31 de octubre y termina al salir el sol la mañana del 01 de noviembre, en este lapso los convocados por la tradición llenan de flores, veladoras y algunos objetos, como los muñequitos de barro y alambre propios de Xocotlán, las tumbas de sus fieles.

Velar durante toda la noche es una tradición que ejerce responsabilidad, se cree, que si no se realiza, los espíritus estarán tristes y nunca más volverán.

En Santa María Atzompa y la Ciudad de Oaxaca, también se realizan velas los mismos días; pero los panteones de Santa Cruz Xoxocotlan son los más representativos en esta celebración. 

Visitantes nacionales y extranjeros, oaxaqueños y xoxeños saben que no pueden perderse esta noche, esta velada de cantos y rezos.

Una familia reunida alrededor de una tumba llena de flores; una mujer de avanzada edad reza en la tumba del que puede ser su hijo o su esposo; una madre acomoda con gran amor un pequeño conejo de tela junto a la tumba de su hijo o un hermano que arregla las flores de una pequeña tumba, son parte de las escenas que se pueden apreciar.

La vela: provoca emociones indescriptibles, sentir y saber que aquella persona nunca murió y que esa noche está otra vez entre los vivos, que esa noche es la única noche del año en que estarán juntos vida y que el recuerdo y así la memoria jamás morirá.







VIVE OAXACA
"Tierra de dioses que Nunca Mueren"

Te podría interesar: